Los hechos tuvieron lugar el día 15 de mes pasado cuando, aprovechando la ausencia de los propietarios, los dos arrestados accedieron a la vivienda. El robo, que fue descubierto ese mismo día, fue puesto en conocimiento de la Policía Nacional de inmediato mediante una llamada telefónica al 091, lo que permitió que desde el primer momento se pudieran recabar pruebas fundamentales para la investigación policial, según ha informado la Policía en nota de prensa.

Los autores tenían conocimiento de que un amigo suyo, que hacía dos años que había residido en la vivienda, aún conservaba un juego de llaves, por lo que se lo sustrajeron para acceder al domicilio. Una vez dentro, se hicieron con numerosos objetos de valor, necesitando acceder hasta en dos ocasiones para sacar todo el botín que habían reunido.

Se da la circunstancia de que en el momento en que se disponían a abandonar la vivienda, se encontraron con varios vecinos, si bien no despertaron sus sospechas, ya que creyeron que se trataba de unos nuevos inquilinos.

La investigación ha culminado este mes de septiembre y ha permitido no sólo identificar y arrestar a los responsables, si no que además se han podido recuperar gran parte de los objetos que fueron sustraídos.