La Unidad de columna del Hospital Nuestra Señora del Prado, dependiente del Gobierno regional, está aplicando esta técnica desde finales del pasado año y hasta ahora se le ha practicado a una quincena de personas con resultados muy satisfactorios. La previsión es que cada año se beneficien de esta nueva técnica entre 25 y 30 pacientes.

Se trata de una técnica quirúrgica no invasiva con la que se implantan unos espaciadores interespinosos vertebrales por vía percutánea, con una incisión de unos 3 cm. De esta forma se va abriendo el canal por donde discurre el sistema nervioso, cuya presión es la causante del dolor en las piernas. La intervención dura en torno a los 15 minutos y el paciente es dado de alta en menos de 24 horas. No va a necesitar llevar ningún tipo de faja ni corsé y podrá hacer vida normal en dos semanas, mejorando muy notablemente los molestos dolores en las piernas.

Abordaje individualizado

Una técnica que se aplica en algunos casos de estrechamiento del canal lumbar, un proceso degenerativo causado por el envejecimiento de los elementos que forman la columna vertebral. En cualquier caso, permite un abordaje individualizado de cada paciente y será el especialista el que indicará la técnica más adecuada para cada uno.

Los síntomas más frecuentes son dolor y hormigueo en las piernas que impiden al que lo padece caminar sin detenerse, lo que técnicamente se denomina “claudicación neurógena”. Otra particular característica de esta patología es que el paciente inclina el tronco hacia delante al caminar y que mejora cuando lo hace cuesta arriba.

El tratamiento inicial es la rehabilitación y la terapia farmacológica para aliviar los dolores; aproximadamente el 20% de los pacientes tratados van a necesitar intervención quirúrgica.

Tradicionalmente, la cirugía que se aplicaba en esta patología entrañaba grandes riesgos y no estaba recomendado en los casos en los que el paciente por su edad tuviera un estado delicado de salud. Con los implantes interespinosos estos riesgos se reducen drásticamente y tras un breve postoperatorio el paciente empezará a llevar una vida más activa en un corto espacio de tiempo.

La Unidad de Columna del Servicio de Traumatología del Hospital de Talavera, que coordina el traumatólgo , comenzó a funcionar en 2006. Desde entonces además de la consulta específica, se han empezado a tratar quirúrgicamente algunas patologías de columna que hasta ahora se derivaban a otros centros, como el tratamiento de algunas hernias de disco cervicales o en este caso de la estenosis de canal lumbar.

La previsión para 2008 es llegar a realizar hasta 25 ó 30 cirugías de las más complicadas, como pueden ser artrodesis de columna, y entre 60 ó 70 de las que se consideran de mediana envergadura: extracciones de disco, cifoplastias o implantes interespinosos, etc