Ambas partes se reunirán de nuevo los próximos días 2, 4 y 8 de mayo y volverán a Mediación el día 11, bien para ratificar el acuerdo, si logran alcanzarlo; o bien para abrir paso a las cuatro jornadas de huelga convocadas por los comités de empresa que iban a iniciarse el mismo día 11 con dos horas de paro y seguirían con paros de jornada completa el 18, 25 y 30 del mismo mes.

La convocatoria de las huelgas contó con el respaldo unánime de los 300 trabajadores de ICSA y los 100 de AYA, después de que tras cuatro meses de negociación, las empresas rechazaran sus dos principales reivindicaciones: la recuperación del poder adquisitivo perdido en los últimos cinco años; y la reducción sustancial de la injustificable tasa de temporalidad, cercana ahora al 50% en ICSA y al 30% en AyA.

Ayer, en el acto de Mediación, la parte patronal aceptó que cualquier acuerdo pasa por negociar subidas salariales por encima del IPC para compensar las pérdidas de poder adquisitivo acumuladas desde 2013.

Por su parte, los representantes de los trabajadores aplazaron el inicio de las huelgas, pero mantienen las demás medidas de presión: concentraciones diarias a las puertas de ICSA y no realización de horas extra.

“Esperamos que nuestras empresas hayan entendido que nuestras reivindicaciones son más que justas y más que razonables; que den los pasos necesarios para acercar posiciones y que podamos aprovechar estas dos semanas para cerrar un buen convenio colectivo”, indicaron , delegado sindical de CCOO en ICSA; y , presidente del