El secretario general de Industria y de la Pyme, , ha afirmado que el Ministerio espera conocer en los próximos días los detalles y el impacto de la discontinuidad del A380, pero ha querido enviar un mensaje de “tranquilidad y de prudencia” al respecto de este anuncio, tras participar en la inauguración de la planta farmacéutica de producción de medicamentos celulares de la empresa en ().

“Vamos a trabajar en medidas compensatorias para paliar cualquier consecuencia que tenga la parada del A380 con otros programas, ya que Airbus tiene una amplia y saneada cartera de productos con importante presencia en España, y en esa línea, vamos a trabajar con empresa, sindicatos y administraciones”, ha afirmado Blanco.

La decisión de Airbus, que seguirá dando soporte a los aviones A380, comenzará en las “próximas semanas” comenzará a dialogar con los agentes sociales, ya que la finalización del A380 afectará a entre 3.000 y 3.500 puestos de trabajo en toda Europa.

Airbus han indicado que hasta que no se termine el plan de producción y entrega de esos aviones comerciales en 2021, y no se culmine y se apruebe el nuevo plan industrial, no se sabrá cuantos puestos de trabajo se verán afectados o modificados.

El aumento de la producción del A320 actualmente en marcha y el nuevo pedido de aviones realizado por Emirates ofrecerán “un número importante de oportunidades de movilidad interna”, ha destacado Airbus.

La aportación industrial española se distribuye entre las plantas de la constructora en (Madrid), (), () (), que emplea a unos 200 trabajadores, a lo que hay que sumar la participación de diez empresas auxiliares subcontratadas.

En Puerto Real, además de realizar el estabilizador horizontal de cola (HTT), el ‘belly fairing’ y los timones de altura y de dirección de cola del modelo A380, se realizan piezas de modelos como el A320, el A330 y el A350.

Esta diversificación de la carga de trabajo, unida a que la negociación del contrato con Emirates reduce la petición de aviones A380 pero amplía la de aeronaves A330 y A350, implica que la posibilidad de que trabajadores asignados a la fabricación de las piezas del A380 sean movilizados a otros proyectos, insisten desde Airbus.