El (IPCE), dependiente del , , ha realizado un estudio de asesoramiento técnico sobre la situación del estado de los ábsides de la iglesia de Santiago El Mayor de , tal y como han confirmado a Europa Press fuentes del Ministerio.

El estudio es consecuencia de la moción aprobada a finales del pasado año por la de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, en la que la institución expresaba su preocupación por el estado de los ábsides de la iglesia —también denominada por la situación que ocupa en la ciudad—, y que se envió a las distintas administraciones implicadas.

En su moción, la Real Academia alertaba del deterioro de los ladrillos exteriores de los tres ábsides y la mampostería de sus fachadas, así como del hecho de que la humedad procedente del subsuelo hubiera contribuido también a dañar las zonas bajas de la edificación.

En concreto, un arquitecto y una aparejadora del Ministerio han visitado en varias ocasiones la iglesia —la última visita se produjo hace un mes— y analizaron “por fuera y por dentro” el estado de la misma, según ha comentado Jesús, el párroco de Santiago, a Europa Press.

“Estuvieron haciendo preguntas y subieron a la torre y al tejado para contemplarlo directamente”, ha señalado el párroco, que ha explicado que también querían ver “si las humedades estaban implicadas” en la situación de los ábsides y si la cámara bufa que los rodea —que sirve de aislamiento a la humedad y las vibraciones— se mantenía en buen estado, como así era.

A consecuencia de esas visitas, el arquitecto y la aparejadora comentaron la posibilidad de seguir varios “criterios de actuación”, una vez valorasen “adecuadamente” la situación, de tal manera que podría realizarse una actuación “más intensa” o una “de mantenimiento”, algo que quedaría reflejado en el informe.

Por otro lado, también técnicos de Patrimonio de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes han visitado esta misma semana la iglesia de Santiago El Mayor para evaluar su estado, con el objetivo de realizar su propio informe sobre la situación de este bien, han detallado a Europa Press fuentes de este departamento.

COORDINACIÓN

El presidente de la , , ha recibido la comunicación de que el Ministerio había encargado ese informe al , que es “el organismo que cuenta para hacer este tipo de intervenciones”, aunque ha confiado en que las distintas administraciones “se coordinen” a la hora de actuar en la iglesia.

Como ha recordado a Europa Press, la moción de la institución enviada a las distintas administraciones, relataba su preocupación por el estado de conservación de este monumento e incluía un informe con el estudio daños y todo el historial de intervenciones y de cómo los ábsides “habían quedado al margen de todas las intervenciones en el templo”.

En 1995 se redactó un proyecto de intervención en Santiago El Mayor dirigido por los arquitectos Bravo, Juan José Gómez-Luengo Conde y . En una primera fase de rehabilitación, durante el bienio 1996-1997, se repararon por completo las cubiertas, espadañas y cornisas. También se intervino sobre la torre y su cuerpo campanario. A continuación, en una segunda fase, se actuó en el interior del monumento, con el tratamiento de las fábricas de ladrillo, paramentos verticales, solados, instalaciones de calefacción, electricidad, iluminación, carpinterías y pintura, entre otras intervenciones.

Quedó pendiente, según la Real Academia, la tercera fase: la rehabilitación de las fachadas. Especialmente el exterior de los tres ábsides, así como los paramentos verticales de la fachada que da a la plaza de la Virgen de la Estrella, sin que pudiera ser asumida la tercera fase del proyecto integral por su elevado coste.