En declaraciones a los medios tras este encuentro, Martínez Arroyo ha explicado que, aunque la anterior campaña se ha desarrollado “bien” y con precios “dentro de lo razonable”, ahora toca “hacer una reflexión porque hay posibilidad de mejorar”.

Así, ha añadido, en este sentido, que trabajando de manera “conjunta” y a unos niveles “más técnicos”, se puede lograr “hacer un sector más rentable, con empresas de particulares y cooperativas más rentables y con explotaciones más rentables para los casi 2.000 agricultores del sector”.

Todo ello, según el consejero del ramo, ha de hacerse con la IGP del Melón y la Sandía y la Interprofesional regional. Por ejemplo, ha dicho, buscando “canales cortos de comercialización, algo para lo que animo a los profesionales a que soliciten la ayuda de la Consejería”; a través de la “gran distribución, como ya se ha hecho con el queso manchego”, o “poniendo en marcha proyectos pilotos para diferenciar el producto de la IGP respecto a otros de primera categoría”.

Y todo, ha concluido en esta línea, se debería hacer “antes de la próxima campaña” algo que, por otra parte, Martínez Arroyo ve como un tiempo “razonable” para lograrlo.

A preguntas de los medios sobre la posibilidad de hacer un cambio de rumbo al sector, el consejero de Agricultura ha dicho que “lo primero es que haya una interlocución con la Administración porque el sector es el que tiene que decir lo que quiere y con quién hay que hablar para conseguirlo”. Y a ello, ha añadido que lo importante es que “exista una Interprofesional que acompase la oferta a la demanda para que no haya vaivenes”, ha finalizado.

FALTA “VERTEBRACIÓN”

Por su parte, el presidente de la Interprofesional, , ha admitido que al sector del melón y la sandía le falta “vertebración” por lo que, ha dicho, “hay que empezar a trabajar estrechamente con la Consejería y concienciar al sector productor y comercializador de que hay que ir todos juntos porque la colaboración debe ser mutua”.

Entre las peticiones del sector, ha señalado, está “conseguir la extensión de norma y después ir a por proyectos cofinanciados con ”.

UNA CAMPAÑA “ACEPTABLE”

A preguntas de los medios sobre los resultados en la última campaña, Jiménez ha reconocido que ha sido “aceptable, aunque no todo lo bueno que se hubiera querido”.

“Con las primeras tres lonjas hemos estado por debajo del precio de costo y si hiciéramos una media de cuatro o cinco años atrás podría decir que fatal, pero este año desde primeros de marzo ya empezamos a vertebrar el sector”, ha puesto de manifiesto.

Por último, acerca de cuál es la debilidad del sector, ha explicado que es “atomizado, individualista y con un producto perecedero” y que eso hace que “todo el mundo se ponga nervioso en cuanto la oferta no está equilibrada con la demanda”, ha concluido.