Agentes de la Guardia Civil de la Comandancia de investigan a un hombre como presunto autor de un delito contra la flora y la fauna así como a otras 17 personas como autores de supuestas infracciones administrativas en una operación contra el furtivismo llevada a cabo en cotos de caza de la zona de , según han informado desde la Subdelegación del Gobierno en .

La Guardia Civil fue alertada el pasado viernes, 13 de abril, por algunos titulares de cotos en la zona de Almazán de que se escuchaban disparos, si bien no había ninguna previsión de actividad cinegética en la zona.

Loa agentes, tras establecer el correspondiente dispositivo de localización del lugar de procedencia de los disparos y de identificación de los autores, localizaron un vehículo todo terreno, conducido por un hombre vecino de Toledo, que circulaba por las pistas de los términos municipales de Coscurita y Viana del Duero.

El vehículo estaba equipado con medios de transmisión para comunicar con otras tres personas que realizaban la caza en la modalidad ‘en mano’ domiciliados en la localidades de Quero y Los Yébenes, ambas de la provincia de Toledo, así como en ().

Estos últimos portaban sus correspondientes rifles y demás accesorios inherentes al ejercicio de la caza, careciendo de autorización para el ejercicio de la caza en el coto donde se encontraban e incluso uno de ellos no tenía licencia de armas ni licencia de Caza de y .

Los agentes les intervinieron a todos ellos los medios y utensilios que portaban para la caza y fueron propuestos para ser sancionados por las correspondientes infracciones administrativas cometidas.

Asimismo, y ante las informaciones recibidas de que en esta misma zona cabía la posibilidad de que otras personas también estuvieran cazando furtivamente, la Guardia Civil mantuvo el dispositivo establecido y así en la tarde del día 14 de abril comprobaron que había sido abatido un corzo, no pudiendo determinar el autor de la muerte.

Los autores dejaron el corzo escondido en el monte para evitarse tener que hacer uso del correspondiente precinto si no eran descubiertos por las fuerzas de la Guardia Civil o guardería de la zona.

Los agentes, el domingo día 15, tras observar la presencia de un vehículo en un camino, sorprendieron a D.D.T. vecino de Pinto (Madrid), que acaba de abatir un corzo careciendo de los correspondientes permisos para dicha acción en esa zona, por lo que fue investigado por un delito contra la flora y la fauna así como denunciado, junto con otras dos personas que le acompañaban, por diferentes infracciones administrativas.

El dispositivo, que se mantuvo durante dos días, concluyó con un investigado por un delito contra la flora y la fauna, más de diecisiete denuncias por diferentes infracciones administrativas, la intervención y depósito de tres rifles con sus correspondientes miras telescópicas, munición metálica, emisoras, cuchillos, prismáticos y precintos

Esta actuación de la Guardia Civil de Soria se enmarca en la campaña de especial interés que en estos momentos se está prestando a todas aquellas infracciones medioambientales que se puedan cometer en la provincia.