En una rueda de prensa junto al coordinador regional de IU, , Alcázar ha asegurado que desde la formación de izquierdas hicieron “una asamblea para informar a los vecinos de lo que suponía la privatización”, además de una campaña de buzoneo con información y una recogida de firmas.

Crespo ha dicho que esta localidad cuenta con unos 600 habitantes y “se han recogido unas 160 firmas”, llegándose “a un número de casi el 100 por cien de la población”, explicando en qué consiste la privatización y por ello “se ha retirado”.

Alcázar ha informado de que el pleno del Ayuntamiento de Barcience estaba de acuerdo por unanimidad en aprobar esta privatización, ya que el Gobierno municipal, de la Agrupación independiente de electores ‘Barcience, Sí Se Puede’, cuenta con 3 concejales de los 7 de los que se conforma el pleno. Siendo este formado por PP —2 concejales—, Ciudadanos —1 concejal— y PSOE —1 concejal—.

“El motivo de paralizarlo ha sido por la presión de los vecinos que no estábamos de acuerdo ya que ellos tiraban para adelante”, ha asegurado Alcázar, al tiempo que ha dicho que el actual servicio “es bueno” y que el motivo de la privatización es que, según el Ayuntamiento, “mucha gente debe dinero y no lo pueden cobrar”.

En caso de privatización, para Alcázar, el agua “costaría más” y la calidad del agua “sería peor”, ya que la empresa “tiene libertad para hacer lo que quiera” porque tienen sus laboratorios “para hacer análisis y pueden decir que la calidad está bien y luego la realidad es que no”, por lo tanto sería “encarecer el servicio por comodidad del Ayuntamiento”.