• Según han informado los servicios de la Junta a los afectados, en esta medida el ahorro carece de importancia y es insignificante, persiguiéndose únicamente el igualar a este centro con los del resto de la región a los que ya se han aplicado estos recortes.

Lo que resulta sorprendente es que si esta medida no tiene trascendencia económica se prive de las cenas a estas personas y si, efectivamente, el ahorro es insignificante, por qué este servicio no se restablece en todas las residencias, con lo que todas quedarían también igualadas.

Pero lo cierto es que esta medida obedece a la política de recortes que parece ser la columna vertebral del , que no repara en la repercusión que puede tener en los mayores, que son uno de los colectivos más vulnerables. Poco a poco y sistemáticamente se han ido eliminando o reduciendo servicios; se han amortizado puestos de trabajo en servicios tan necesarios en estos centros como la atención médica, terapeutas, fisioterapeutas, psicólogos, enfermeras, auxiliares de enfermería, asistentes sociales, personal de mantenimiento, cocina o limpieza. Si a todo ello se suman los recortes en la Ley de Dependencia, transporte, etc., las familias con usuarios de este colectivo de mayores y dependientes, y en especial las económicamente menos pudientes, quedan en una situación extremadamente difícil.

Asusta pensar que si esto está ocurriendo en los centros públicos, cuyo fin no es lucrativo, qué estará pasando en los centros concertados, donde el objetivo principal es el negocio.

Y si la situación hasta aquí descrita es difícil, no lo es menos la que tienen las familias que no consiguen plaza en las residencias para mayores, porque el tiempo de espera se eterniza, la opacidad de las listas de espera es casi absoluta, en demasiadas ocasiones no llega la ayuda o cuando llega ya no es necesaria porque la persona ha fallecido. Mientras tanto, son las familias las que soportan situaciones desesperantes mientras seguimos oyendo a nuestros gobernantes apostar por un servicio público y de calidad.

Curiosamente, existen varias residencias de mayores públicas, pertenecientes a la JCCM, en donde a las familias que solicitan información para ingresar a un nuevo usuario se les dice que no hay sitio para ellos. Esta información no coincide con la que maneja CCOO, y que hará pública en los próximos días con datos estadísticos reales sobre la ocupación y disponibilidad de plazas en estos centros públicos, residencias de mayores en Castilla la Mancha, donde existen plazas libres, en contra de lo que asegura la Junta.