En declaraciones a los medios durante la visita al punto de información del descuento joven en la estación de autobuses de Talavera, la consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, , ha informado que es un descuento “muy esperado” por los jóvenes para moverse por toda la región a través del transporte público.

En este sentido, García Élez ha puesto de manifiesto que con el descuento para jóvenes, “un usuario que haga todos los días un viaje de ida y vuelta a Toledo desde Talavera, puede ahorrarse 150 euros todos los meses”.

A esto se suma también los descuentos que se aplican a los viajeros jóvenes que se trasladan a la Comunidad de Madrid, con un ahorro mensual del 65 por ciento, y quienes se trasladen a Talavera desde los municipios del área de influencia talaverana, “pueden ahorrarse cada mes hasta 60 euros”.

Precisamente sobre el abono transporte con la Comunidad de Madrid, demandado desde hace años por los viajeros de Talavera, la consejera ha asegurado que desde el Gobierno regional se sigue reivindicando la ampliación del “anillo” pero que todo depende de que la Comunidad de Madrid “mueva ficha”.

CAMPAÑA INFORMATIVA

La campaña informativa que ha impulsado el Gobierno regional, se va a desarrollar en más de 20 estaciones de autobuses de toda la región a lo largo de esta semana, para dar información del descuento que se aplica, a quién puede beneficiar y sobre todo, ha dicho, “para que se use”. “Nuestro objetivo es recuperar el transporte público para los ciudadanos de Castilla-La Mancha”, ha apuntado.

Además, ha indicado que se da a conocer la existencia de una aplicación de móvil que permite descargarse el carné, con la finalidad de “llegar a los 347.000 jóvenes que pueden beneficiarse de los descuentos”.

De hecho, la consejera ha señalado que 22.000 jóvenes de toda región ya han solicitado el carné joven para descuentos en el transporte, lo cual va a suponer una inversión superior a los 6,5 millones de euros durante dos años.

A este respecto, ha recordado que los descuentos se eliminaron durante el , lo que supuso una pérdida del 41,4 por ciento de viajeros, 4 millones menos de usuarios, por lo que su recuperación era una “prioridad” del presidente de Castilla-La Mancha, .