Según el escrito de la Fiscalía, al que ha tenido acceso a Europa Press, los hechos sucedieron sobre las 2.25 horas del 19 de junio de 2005, cuando el investigado fue parado en una identificación selectiva de la Guardia Civil. Ahí, ante el requerimiento de los agentes a que se identificase, el investigado manipuló un objeto, metiéndolo en una caja de pañuelos y tirando esta a la parte trasera del vehículo.

Intervenido este objeto, se trataba de un calcetín que contenía en su interior 80 pastillas de una sustancia blanca, que una vez analizada resultó ser 24,49 gramos de anfetamina con una riqueza media del 1,1 por ciento. Dicha sustancia habría alcanzado en el mercado ilícito un valor de 386,60 euros, sustancia que poseía el acusado con la intención de facilitársela a terceras personas.

Además de la pena de cuatro años de prisión, el también pide para este acusado una multa de 773,20 euros.