El consejero de Salud y Bienestar Social, , ha explicado hoy en Toledo que desde Castilla-La Mancha se impulsa el desarrollo profesional de Enfermería para adaptar su rol a las necesidades y demandas que surgirán en la próxima década en el ámbito social y sanitario, debido al envejecimiento de la población, al mayor peso de las enfermedades crónicas y a la necesidad de garantizar la continuidad del cuidado asistencial.

Ante unos 800 enfermeros y enfermeras que han asistido a la inauguración del Foro sobre los Nuevos Avances de la Profesión Enfermera, organizado por el , Lamata ha reiterado la capacidad de dinamismo de estos profesionales para avanzar en los retos que debe abordar tanto el ámbito sanitario como el social en el siglo XXI.

Lamata ha estado acompañado en el acto inaugural por el presidente del Consejo General de Enfermería, ; el de Toledo, , y el delegado provincial de Salud y Bienestar Social, .

Para el consejero, el papel de la Enfermería es clave en el desarrollo del Sistema Nacional de Salud y supone además una garantía a la hora afrontar con seguridad los nuevos retos asistenciales del siglo XXI porque cuentan con la base de una formación adecuada y una especialización potente.

Asimismo, Lamata valoró como fundamental el rol de la profesión enfermera en el desarrollo en el próximo decenio del Plan de Salud y Bienestar Social 2011-2020 que está elaborando su departamento y que planificará las actuaciones que llevará a cabo el en ese periodo en el ámbito social y sanitario.

Por su parte, el responsable nacional de los Colegios de Enfermería, Máximo Jurado, ha subrayado el liderazgo de España en Europa en el ámbito de la salud tras los grandes avances experimentados en los últimos años, y gracias también al respaldo y el compromiso de políticos como los de Castilla-La Mancha que confían en su experiencia y en su labor en la que la atención al paciente es su razón de ser.

Nuevos modelos de gestión

Entre los proyectos inmediatos, el consejero ha manifestado que, con el apoyo de profesionales del sector, se trabaja en la puesta en marcha de una Consulta Enfermera, que permita a los usuarios utilizarla como otra puerta de entrada al sistema sanitario.

También se prevé incorporar otros aspectos en su labor profesional, como la atención a episodios agudos, menores o la participación o realización de pruebas complementarias.

Por otro lado, desde Castilla-La Mancha se promueve la aplicación de nuevos modelos de gestión asistencial que permita mejorar las competencias y capacidades del personal de Enfermería.

Además, se trabaja desde el en la puesta en marcha del proyecto para el fomento de la educación para la salud desde la formación, conocimientos, actitudes y hábitos básicos para la defensa y promoción de la salud individual y colectiva.

Asimismo, el consejero ha mencionado también otros asuntos de interés para la profesión que se debatirán en este foro como el impacto del Plan Bolonia en su formación universitaria, las nuevas especialidades, la investigación o la prescripción enfermera.

Según el consejero, los ciudadanos de Castilla-La Mancha tienen una gran confianza en la labor desarrollada por los profesionales de Enfermería.

Por último, Lamata ha destacado el esfuerzo del Gobierno de Castilla-La Mancha por dotar a la sanidad pública de la región de una amplia plantilla de profesionales de Enfermería y de mejorar sus condiciones laborales, a fin de garantizar una buena calidad asistencial como la que se presta en la actualidad en la Comunidad Autónoma.

Así, ha señalado que más de 3.000 profesionales de Enfermería, entre enfermeras y auxiliares de enfermería, se han incorporado al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha desde que el Gobierno regional asumió las competencias sanitarias en enero de 2002, lo que supone un incremento del 47 por ciento de este personal en los últimos ocho años.