La diputada del Grupo socialista, , ha desmentido rotundamente las afirmaciones del parlamentario del PP, , en las que señalaba que existe desabastecimiento de vacunas para la gripe en centros de salud y consultorios locales de la región.

Abengózar indicó que según la información que ha recibido del (SESCAM), en estos momentos la tasa de gripe en nuestra comunidad autónoma está en 4,1 casos por cada 100.000 habitantes, con un umbral epidémico de 52. “Es decir que, por el momento, la tasa es muy baja”.

Además, añadió la parlamentaria, lo único que puede ocurrir “es que en algún centro la alta tasa de vacunación que está habiendo por parte de los equipos de atención primaria haya provocado que se tenga que adelantar el segundo envío de vacunas, algo a lo que ya están procediendo las gerencias”.

Eso no significa, indicó Abengózar que haya desabastecimiento como dice el PP y dejó claro que el Sescam está preparado para cualquier contingencia que se pudiera producir si aumentaran el número de casos de gripe.

La diputada instó a los ‘populares’ a “informarse mejor y no asustar y crear alarma social como desgraciadamente nos tienen acostumbrados, porque lo único que pretenden es atacar la buena gestión del gobierno en materia sanitaria”.

Presupuestos para seguir mejorando la sanidad

Por otra parte, Abengózar ha señalado que los presupuestos para 2018, a pesar de las mentiras que lanzan desde el PP, van a seguir consolidando la recuperación del sistema de salud público de Castilla-La Mancha. “Son 2.715 millones los que se destina a la salud de los ciudadanos de nuestra región, 76 millones más que este año”. El Sescam, indicó, va a invertir diariamente 7,5 millones diarios, destinando 1.399,58 euros por cada tarjeta sanitaria, 39,17 euros más que en este ejercicio.

La parlamentaria socialista indicó que desde que gobierna ha crecido el presupuesto para el SESCAM cerca del 16 por ciento, es decir, 371 millones de euros más”.

Con estos fondos, argumentó, “estamos consiguiendo reducir las listas de espera sanitarias, se han parado las masivas derivaciones a la sanidad privada de que hacía el anterior ejecutivo de Cospedal, se están contratando más profesionales y se están renovando la tecnología de nuestros hospitales y centros de salud”.

Esto contrasta con la planificación que hizo el ejecutivo de Cospedal, “que despidió a 3.000 y quería reducir la plantilla en otros 4.000, hasta dejarla en poco más de 20.000 trabajadores”.