La operación que acabó con esta red se inició hace varios meses en la Comisaría Local de Talavera de la Reina, donde había varias investigaciones abiertas debido a la conexión de este grupo con el tráfico de drogas en distintos locales de alterne, ya que utilizaban a las víctimas para ofrecer cocaína a los clientes, incrementando así sus beneficios, ha informado la Policía Nacional en nota de prensa.

La detención de la principal responsable de la organización en España se efectuó en , justo cuando trataba de abandonar el país con destino a Francia. La mujer viajaba junto a una de las víctimas, a la que había retirado la documentación, el dinero y sus objetos personales, para evitar que huyese en el trayecto hasta el lugar donde la trasladaba para obligarla a ejercer la prostitución.

CAPTABAN A MUJERES CON PROBLEMAS ECONÓMICOS

Para captar a sus víctimas recurrían a familias con problemas económicos en Colombia, convenciéndolas de que se trasladasen a España con la expectativa de obtener trabajo y mejorar las condiciones de vida de sus familias.

Les facilitaban todo lo necesario para acceder a España y mantener una falsa apariencia de turistas, e incluso les facilitaban instrucciones sobre cómo vestir, equipaje que debían llevar, y cómo responder ante las posibles preguntas que podrían hacerles los Policías Nacionales en los controles que habitualmente se realizan en los puestos fronterizos.

Una vez en España, las víctimas contactaban con un miembro de la organización que las trasladaba a la localidad de Torrijos. A su llegada, les decían que no existían las condiciones laborales que les prometieron y que debían saldar una deuda con la organización que ascendía a 4.000 euros, amenazándolas con causarles algún mal a ellas o a sus familiares en Colombia si no abonaban el pago.

Ante esta situación, y aprovechando el desvalimiento en que se encontraban las mujeres, eran obligadas a prostituirse en un piso y en varios locales de alterne de la zona, como única forma de saldar la deuda contraída con la organización. Durante ese tiempo estaban socialmente aisladas, no tenían ningún contacto con el exterior si no era bajo el control de algún miembro de la red.

La investigación, que sigue abierta para la localización y detención de los integrantes de la organización en Sudamérica, ha finalizado en España con tres víctimas liberadas y tres detenidos —dos mujeres y un varón—, presuntos responsables de los delitos de tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual, favorecimiento de la inmigración ilegal, y tráfico de drogas.

En esta operación, que se incardina dentro del Plan Estratégico de la Policía Nacional de lucha contra la Trata de Seres Humanos, han colaborado la Comisaría Local de Talavera de la Reina y la y Fronteras de Barcelona.