Una iniciativa que se lleva a cabo gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Toledo, que gestiona la iluminación exterior de los monumentos, y al Cabildo de la Catedral Primada, ha informado Cáritas en nota de prensa.

Con esta iniciativa, Cáritas quiere expresar la comunión con los cristianos perseguidos de todo el mundo y se une a las iniciativas que se han venido realizando en diferentes edificios religiosos del mundo para honrar a aquellos que confiesan a Cristo.