“La Consejería está aportando este año más de 22 millones de euros (22.175.410 euros), lo que supone una financiación del 75,3 por ciento del gasto total”, según ha detallado el director provincial de Bienestar Social, .

De estos 196 acuerdos suscritos en la provincia, 15 son de carácter supramunicipal, 37 corresponden a planes concertados con ayuntamientos y un total de 144 son para la prestación del servicio de ayuda a domicilio en los distintos municipios, según ha informado la Junta en una nota de prensa.

, que ha calificado dicha colaboración entre el Gobierno regional y los ayuntamientos como “clave para el buen funcionamiento de los Servicios Sociales en la provincia de Toledo”, ha ofrecido estos datos durante el acto de presentación de la Jornada ‘Nuevos modelos de provisión de Servicios Sociales de Atención Primaria’, que se celebra este viernes en Toledo dirigida tanto a profesionales de estos servicios, como a alcaldes y concejales de municipios de la provincia con menos de 20.000 habitantes, y que ha sido organizada por la Consejería de Bienestar Social y la (FEMP) de Castilla-La Mancha.

De igual modo, ha remarcado “la importancia de que la prestación de los Servicios Sociales esté garantizada con un modelo eficaz y eficiente para que no puedan ser puestos en riesgo por avatares económicos ni políticas de recortes, como las sufridas en la anterior legislatura”.

LA JORNADA

La jornada está centrada en el fortalecimiento de este marco de concertación que, según ha apuntado el director provincial, está permitiendo que los ayuntamientos no solo cuenten con mayor financiación, sino también con mayor agilidad en la gestión de los convenios y de los pagos que perciben de la Administración regional.

Igualmente, se abordan los nuevos modelos de concertación y provisión de los Servicios Sociales de Atención Primaria, a través de la ponencia que expone la catedrática de Derecho Administrativo de la , .

La jornada ‘Nuevos modelos de provisión de Servicios Sociales de Atención Primaria’, que se está realizando en las cinco provincias de la región, también posibilita que los profesionales y representantes políticos analicen la situación actual y las nuevas fórmulas para fortalecer estos servicios, así como para mejorar la atención que a través de ellos reciben las personas que son más vulnerables o necesitan apoyo.