La parcela se restaurará medioambientalmente después de la retirada de las cenizas que serán enviadas a un vertedero autorizado porque al tener toxicidad, aunque no son peligrosas, no pueden ser incorporadas al terreno y tienen que ser tratadas de una manera determinada y no se pueden valorizar, ha señalado Martínez Arroyo.

“Una vez retiradas las cenizas evaluaremos la situación de la parcela pero los primeros informes ponen de manifiesto que no hay contaminación relevante, pero en todo caso estaremos vigilantes”, ha dicho.

Asimismo, ha apuntado que el Gobierno está trabajando para darle una utilidad a los neumáticos, no solo a los de la parcela de Seseña, sino a los neumáticos de todos los acopios que hay en Castilla-La Mancha.

“Con esos neumáticos estamos trabajando ya con para poner en marcha un procedimiento de compra pública innovadora para que sirvan de combustible para los edificios públicos en la ”, ha recordado.