La exposición, promovida por las autoridades de Bulgaria, se compone de material gráfico, documental y paneles informativos en los que se relata las circunstancias en que vivieron los judíos búlgaros en el periodo bélico y la dominación de la Alemania Nazi, y el importante papel de la población civil frente a aquella dramática etapa comprendida entre 1939 y 1945.

Rosa Ana Rodríguez ha manifestado en su intervención su agradecimiento y el de la alcaldesa, , por la invitación para conmemorar esta efeméride que “focaliza la atención internacional hacia una serie de desgraciados acontecimientos que atentaron contra la vida y la cultura de un pueblo de tradición milenaria”.

Para la concejal de Turismo, los hechos que se conmemoran “nos alejan de los principios humanitarios y de los valores que todo ser humano debe tener con sus congéneres”. En este sentido, , “en un espacio próximo al que ahora ocupamos, la plaza del Sofer, tiene dedicado un monolito que recuerda al conjunto de los toledanos que perdieron la vida en los campos de exterminio nazi”.

Rodríguez ha expresado el compromiso de Toledo “con esa cultura que ha contribuido de forma decisiva a su nombramiento como ciudad Patrimonio de la Humanidad”. Del mismo modo, ha subrayado la importancia de esta exposición que espera que sirva “de puente para conectar, no solo a Toledo con Bulgaria, sino para poder crear puentes de unión entre culturas para reconocer la grandeza de las personas y el respeto a las diferencias”.