De este modo, entre los conductores y los usuarios existe una barrera protectora que impide el contacto directo entre ambos. El pasado 14 de marzo, el Ayuntamiento de Talavera, siguiendo el Real Decreto que recogía diferentes medidas tras decretarse el estado de alarma, dictó una resolución de Alcaldía por el que se reducía a un tercio el aforo habitual en el servicio de autobús urbano, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Igualmente, el pasado fin de semana, se reducían las frecuencias a la mitad, aproximadamente. De igual modo, desde la empresa adjudicataria, Monbús, ha solicitado que, en la medida de lo posible, los pagos en metálico se realicen con la cantidad exacta.