Esta inversión, de más de 225.000 euros, pertenece al plan de actuaciones e inversiones que está llevando a cabo el equipo de Gobierno de la alcaldesa , según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

“Comenzamos el año igual que lo despedimos, trabajando por los toledanos y por las toledanas, por la mejora de todos nuestros barrios, con inversiones, obras y proyectos”, ha indicado Noelia de la Cruz, además de detallar el estado de las obras iniciadas y avanzar cuáles serán las que comenzarán en los próximos días como la reparación del pavimento de las calles de la Paz, Unión y Capuchinos, en las inmediaciones de la Biblioteca de Castilla-La Mancha y el Museo del Ejército.

En este sentido, la concejal ha señalado que el proyecto de mejora integral del pavimento en esta zona del Casco Histórico se ha planificado para después de las fiestas de Navidad dada la concentración de público habitual en esas fechas en las calles y plazas del barrio antiguo, y en concreto en el entorno del Alcázar y la plaza de Zocodover. “Comenzamos mañana, martes, con catas en diferentes puntos de estas calles, comprobaremos las diferentes secciones del pavimento, que respetaremos y mejoraremos”, ha explicado Noelia de la Cruz.

Además de la reparación del firme de estas calles del Casco Histórico, Noelia de la Cruz ha apuntado que en las próximas semanas dará comienzo la mejora de la accesibilidad en de los Reyes con una inversión de más de 100.000 euros, y la mejora de la accesibilidad entre el barrio de La Antequeruela y la Puerta de Bisagra, con una partida de más de 65.000 euros para la construcción de una rampa en la Bajada del Potro que mejora la accesibilidad de la zona.

Otro de los proyectos que atañe al barrio de La Antequeruela en el Casco Histórico es el acondicionamiento y mejora de pavimentos y aceras en la Bajada de los Desamparados, con un montante de más de 120.000 euros. En esta vía se adecentarán dos zonas de aparcamiento y una zona verde. La calle objeto de esta mejora urbana conecta las calles con Azacanes y la plaza de la Puerta Nueva.

El proyecto consiste en la rehabilitación de la calzada y de las aceras, y contempla un tramo nuevo de acerado para dar continuidad peatonal a la zona, así como la supresión de barreras arquitectónicas, la instalación de una barandilla en la zona del talud, y la renovación del murete perimetral, acondicionando y ordenando las dos zonas de aparcamiento que en la actualidad están en tierra y deterioradas.

La primera fase del nuevo recinto ferial, con un presupuesto de 680.000 euros, será otra de las obras que comenzarán en las próximas semanas, en concreto la construcción del espacio para actuaciones al aire libre; así como la mejora del área infantil del Parque del Granadal.