“Nos encontramos con un sector privado en el que destaca sobremanera: la agricultura, la ganadería y la industria agroalimentaria”, ha señalado el consejero que ha incidido en que, en su conjunto, estas tres actividades representan el 12% del Producto Interior Bruto (PIB) de Castilla-La Mancha, ha informado la Junta en nota de prensa.

En este sentido, ha explicado que “no hay ninguna otra actividad económica, de la rama privada, que aporte mayor porcentaje al PIB de la región y, por tanto, para el Gobierno regional es una prioridad el fomento de la industria agroalimentaria que va paralelo al de la agricultura y la ganadería”.

Precisamente, en ese papel de la Administración regional como impulsora de la industria vinculada al sector agrario, el consejero se ha referido a la línea de ayudas FOCAL, una medida de Fomento y Creación de la Industria Agroalimentaria que es “fundamental” en la región y “pieza esencial” en el Programa de Desarrollo Rural (PDR).

Por lo que ha recordado que la Consejería está a punto de sacar otra convocatoria dotada con 70 millones de euros que ha esperado, “movilice todavía más fondos privados”. “Esos fondos privados están generando empleo y es lo que está haciendo que Castilla-La Mancha crezca por encima de la media, con las dificultades de partida que puede presentar una región como esta”, ha añadido.

El titular de Agricultura en la región, ha saludado a todos los economistas presentes, en nombre del presidente de Castilla-La Mancha, y ha elogiado que celebren actos como éstos que reconocen la capacitación profesional a través del Colegio de Economistas, “una institución muy importante que pone en valor que estos profesionales son imprescindibles en la sociedad en la que vivimos”.