La performance ‘No somos mercancía, no compres prostitución’, tiene como objetivo sensibilizar a la población castellano-manchega sobre la violencia de género que supone la trata de mujeres y niñas para explotarlas sexualmente.

La actividad se basa testimonios de mujeres con las que Médicos del Mundo ha establecido contacto, que relatan la explotación, la desigualdad y la violencia a las que están sometidas. Como Evelyn, cuya historia refleja el sometimiento que sufre a diario: “[mi prostituidor] me dijo que ahora no tenía papeles, que era una delincuente y que si pedía ayuda a la policía me deportarían a mi país, y que él me había comprado para ganar dinero. Todavía no he salido del club, aún no he pagado la deuda y ahí cada día se acaban mis ilusiones”, ha informado Médicos del Mundo en un comunicado.

Durante el acto, realizado en la plaza de Zocodover, también se ha invitado a la ciudadanía a implicarse, para lo que se ha instalado un photocall en el que las y los participantes podían compartir sus mensajes ante la prostitución y la trata de personas.

Según Mª Jesús Fernández Manjón, presidenta de Médicos del Mundo Castilla-La Mancha, “es importante visibilizar la realidad de las mujeres en esta situación y plantear una reflexión sobre la existencia de la trata, la cual existe porque se consume prostitución”.

Las actividades de sensibilización contra este delito que realiza Médicos del Mundo son apoyadas por el la Mujer de Castilla-La Mancha.