Por este motivo el tradicional mercadillo de los miércoles previsto para los días 10 y 17 de abril se trasladará a la Plaza de la Comarca y a sus alrededores, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Está previsto que este cambio temporal afecte a 138 puestos de venta ambulante, incluyendo 25 dedicados a la venta de productos de alimentación que estarán ubicados en el interior de la Plaza de la Comarca, mientras que el resto de los puestos se habilitarán en la zona adoquinada del parque de La Alameda, debido a su cercanía y a la nula incidencia en el tráfico habitual.

El lugar además ofrece tres espacios para los vehículos de los vendedores y un ancho de calle mínimo de 5 metros y tiene como límite el paseo que cruza el parque desde el restaurante hasta la calle Alcalde .

Dicho emplazamiento es el mismo que se utiliza durante las ferias de San Isidro y San Mateo para ubicar las casetas de la Plaza de la Comarca y alrededores, y con una distribución similar, “pero con un impacto estimado e intensidad mucho menor”, ha señalado Castillo.