CCOO fue el único en presentar demanda contencioso-administrativa contra la “privatización” de los hospitales públicos de Toledo impulsada por el Gobierno de . Lo hizo en octubre de 2014, cuando el secretario general de CCOO, , subrayó que “al margen de que se haya abierto la plica para la adjudicación de las obras y explotación del futuro hospital, no está todo dicho ni hay nada perdido”.

Gil recordó que “la responsabilidad de que Toledo no cuente aún con un nuevo hospital es exclusivamente de Cospedal, que nada más llegar al decidió paralizar las obras, renunciando a la financiación entonces disponible —475 millones de euros aportados por el BBV (202 millones), el (BEI, 205 millones), CCM (20 millones) y la Empresa Publica ‘Servicios Generales Hospitalarios’ (19 millones)—, y dedicándose durante más de tres años a preparar su privatización”.

El recurso de CCOO impugna en concreto las cláusulas del Pliego que se refieren a Personal (desde la 41.36 a la 41.42), mediante las cuales el Sescam pretende transferir a una empresa privada la gestión funcional de 307 trabajadores estatutarios que ahora trabajan en el Virgen de la Salud y en Parapléjicos, según ha informado el sindicato en nota de prensa.