“Creo que hay que abrir una reflexión profunda para encontrar las alternativas que hagan viable proyectos como este en Castilla-La Mancha y lo primero, obviamente, es repensar su ubicación”, ha defendido que, a través de la red social ‘Facebook’, ha defendido que este pasado miércoles estuvo visitando el espacio en el que se quiere instalar el proyecto Puy de Fou, conociendo sus características, “sus puntos fuertes y débiles”.

“Es interesante toda iniciativa que traiga actividad, empleo, turismo y riqueza a nuestra tierra, pero todas estas cuestiones no pueden hacerse al precio de vulnerar espacios protegidos o de ‘esquivar’ la legalidad vigente en cuestiones de suelo, agua, saneamiento, residuos”, ha dicho García Molina.

Y es que, a juicio del también vicepresidente segundo del Gobierno regional, “es imprescindible saber acoger estos proyectos siempre que se cumplan los imprescindibles criterios de oportunidad, de sostenibilidad, de legalidad para que luego no tengamos que lamentar fallidos proyectos faraónicos que quizás benefician a algunos pero que acabamos pagando (en distintos sentidos) todas y todos”, ha concluido.