Así lo ha avanzado, en declaraciones a los medios este jueves, el artista italiano , junto al arquitecto y el director artístico de la Colección Roberto Polo, , que ha explicado que sufrió un cisma interior tras el terremoto, en 2009, en su ciudad natal L’Aquila (Italia).

Por su parte, el arquitecto José Ramón de la Cal, ha destacado que Pietrosanti, tras el terremoto de L’Aquila, está recogiendo elementos de desecho y reconstruyéndolos con una “operación mental”. Por ello, está jugando con tiempos de la historia, para transformarlos en un objeto que habla de la ciudad de Toledo y que la relaciona con el Renacimiento.

Además, ha indicado que el jardín tendrá unas dimensiones de 90 metros cuadrados, para el que se utilizarán 90 metros cúbicos de material y tendrá un periodo de ejecución de tres meses. Por su parte, la materia prima será ladrillo de arcilla cocida al estilo mudéjar.

Así, ha asegurado que serán materiales de desecho de segunda mano que encontrarán, de este modo, una reubicación con una interpretación artística.

De otro lado, el director artístico de la colección, Rafael Sierra, ha añadido que la Colección Roberto Polo es una colección “viva”, ya que tras la inauguración no se da por finalizada esta “historia”, ya que en los próximos meses el Museo acogerá nuevas instalaciones y obras, entre otras, piezas de artistas de las colecciones de la Junta de Comunidades relacionadas con el arte contemporáneo.

En cuanto a ‘El jardín italiano’, el director artístico ha indicado que se trata de la única pieza a la que no se llegó a tiempo cuando se abrió el Museo debido a la complejidad del proyecto, y por ello, tuvo que ser aplazada.

Sierra ha anunciado que el próximo año, con motivo del primer aniversario del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla-La Mancha, este acogerá la exposición ‘Espacios Privados: Coleccionismo en Castilla-La Mancha’, ya que se está encontrando en la región un coleccionismo “muy importante” y que “nadie conocía”.