Los perros se encuentran ahora mismo en periodo de adaptación al Centro Penitenciario, mientras Más Vida está formando a los internos que se encargarán de su adiestramiento, educación y cuidados.

Después será una psicóloga, los educadores de la prisión, un monitor ocupacional y funcionarios de Vigilancia quienes pondrán en marcha los talleres dirigidos a Internos con patología mental o problemas de conducta.