Milagros Tolón ha estado acompañada en esta visita por el concejal de Turismo, ; el edil de Patrimonio Histórico, ; el gerente del Consorcio de Toledo, , además de por directores y responsables del proyecto y representantes de la Nuestra Señora del Valle.

Con esta intervención se salva la pendiente que existe actualmente con la escalinata conectando la con la cota de acceso al patio de la ermita, lo que permite, ha dicho la alcaldesa, dotar de mayor accesibilidad a una de las ermitas “más queridas” por los toledanos que reciben la visita de tantas personas a lo largo del año, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

La regidora municipal ha explicado que el proyecto de esta pasarela nace del “consenso de todos al tratarse de un sitio tan emblemático”, ya que el Ayuntamiento sacó a información pública un Plan Especial previo redactado por el Consorcio al que se presentaron las alegaciones pertinentes. También ha recordado que una actuación similar se llevó a cabo en la ermita de la Virgen de la Cabeza.

La pasarela, de unos 30 metros de largo, se materializa en una estructura metálica en voladizo sobre el rodadero del Valle. Según la primera edil, la actuación apenas incide en el paisaje ya que se ha buscado la mayor integración en el entorno gracias a un sistema de cerchas triangulares que sujetan la estructura, siendo el tablero de la misma de madera.

“ILUSIÓN MUY GRANDE”

La actuación parte de una demanda de la Cofradía de Nuestra Señora del Valle, su presidente honorífico, , ha recibido con “una ilusión muy grande” la puesta de esta pasarela y ha recordado que fue la alcaldesa la que decidió llevar a cabo esta actuación tras contarla él mismo que un grupo de personas mayores “no se atrevían a bajar las escaleras”.

“Por fin ha llegado y es muy bonita”, ha relatado Juan Gómez González, quien ha manifestado que son muchos los toledanos que están pendientes de que se termine para poder utilizarla.

La obra, que se está realizando a través del Consorcio de la Ciudad de Toledo, permitirá además un desahogo de entrada y salida de personas a la ermita durante la romería del 1 de mayo y dotará de un nuevo medio a la ronda para el disfrute del valor paisajístico del Casco Histórico, ya que se genera un nuevo paseo panorámico.

Esta actuación es fruto del empeño del Gobierno local de promover una ciudad más inclusiva eliminando barreras físicas, pero también administrativas y sociales para que todos los toledanos puedan disfrutar de las actividades, servicios, eventos culturales y de ocio y tradiciones de la ciudad en igualdad de condiciones.

Con una inversión de más de 62.000 euros, el proyecto ha contado para su ejecución con el prestigioso arquitecto , experto en estructuras y en rehabilitación de edificios históricos como los Jerónimos, el Acueducto de o la mezquita del Cristo de la Luz, entre otros muchos espacios.