Esta iniciativa nace de los presupuestos participativos de 2018, ya que fue uno de los proyectos más votados por los jóvenes de la ciudad. Además, contará con talleres a lo largo de todo el día para todas las edades.

En torno al 60 por ciento de los participantes en este festival son de . La idea es acercar la cultura y la música blues a los más pequeños con talleres de pintura infantil, chapas, instrumentos, pinta caras o un taller de fotografía con los alumnos del IES ‘Alfonso X El Sabio’.

La organización invierte parte de su presupuesto en realizar merchandising en Down Toledo, que se vende en el festival y el dinero que se recaude se donará a TDAH Toledo.