En concreto, según fuentes del , los investigados son residentes en distintas localidades de , , Las Palmas de , , , , y .

Tras conocer los hechos, por una denuncia presentada el pasado año, la , bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 4, inició la investigación, bajo el nombre de ‘Operación Guindi’.

Después de “varios meses de investigaciones” y de “un exhaustivo” estudio de las conversaciones y fotografías relacionadas con el caso, los agentes pudieron determinar que el móvil del acoso era “exclusivamente sexual” y, además, tuvieron conocimiento de que los presuntos autores llegaron incluso a solicitar a la menor “contactos personales”.

Gracias a la operación, determinaron la identidad de las ocho personas responsables de los mensajes y de las fotografías de connotación sexual enviadas a la víctima.

Los presuntos autores de los hechos obtuvieron el número de teléfono de la menor como consecuencia de “un descuido” de ella, al hacer públicos sus datos personales cuando accedió a una red social.