La investigación comenzó hace mes y medio cuando agentes de la Comisaría de tuvieron conocimiento de que dos varones residentes en esta provincia estarían suministrando droga a un contacto afincado en una localidad madrileña, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

A medida que avanzaron las pesquisas se pudo averiguar que esta vivienda constituía un punto negro de venta de droga en el que se habrían instalado laboratorios para elaborar cocaína y marihuana que posteriormente era distribuida a nivel nacional.

La operación culminó el pasado 14 de junio cuando se detuvo a los seis integrantes del grupo en el momento en que dos de ellos, procedentes de , se habían desplazado hasta con el fin de hacerse cargo de una partida de droga.

En el registro realizado en la vivienda los agentes se incautaron de 204 gramos de cocaína, casi 25 kilos de marihuana, más de cinco kilos de sustancias de corte y 55 plantas de cannabis sativa, desmantelándose los dos laboratorios ilegales y desactivándose también el punto negro de venta de droga que a su vez constituía ese domicilio.