Así lo ha explicado en rueda de prensa el director del Museo del Greco en Toledo, , que ha señalado la obra del Greco está viva debido a que un canónigo de que fue a Andújar a predicar descubrió el lienzo en 2014, pues hasta entonces “pasó inadvertido durante tres siglos, como muchas obras del Greco”.

El canónigo aconsejó que la obra se trasladara al Museo del Prado para su restauración en 1936. “Dos meses antes del inicio de la Guerra Civil, este traslado propició que se salvara puesto que el retablo donde se encontraba en Andújar se quemó por completo en la guerra”, ha asegurado.

García ha indicado que esta obra del Greco muestra uno de los temas iconográficos de la historia de la pintura cristiana como es la escena de Getsemaní.

La imagen representa tres grupos distintos “integrados perfectamente”. El plano superior es portador del asunto divino, con Jesús arrodillado ante el mensaje del ángel; el plano inferior, dedicado al mundo humano, donde los apóstoles , y Juan duermen; y un tercer plano, a la derecha, donde se ve la ciudad de , de la que sale el grupo de soldados conducido por Judas Iscariote para el prendimiento de Cristo.

García ha señalado que en la composición de la obra se aprecia la influencia de pintores como Mantegna, Tiziano y Tintoretto, “fruto de la estancia del Greco en Italia”.

CREACIÓN DEL LIENZO

Sobre la creación del lienzo, ha señalado que “seguramente” se debe al encargo que realizó , personalidad nobiliaria andaluza y presidente de la Chancillería de Granada, así como miembro del .

Ha detallado que es difícil decir con seguridad el año en el que el autor pintó ‘La oración en el huerto’ pero ha concretado que la autoría debería partir del año 1606 que es cuando el presidente de la Chancillería de Granada solicita la obra.

Finalmente, preguntado por la firma del cuadro, ha subrayado que es original y que además hay un escrito al lado que dice “el griego de Toledo” que es un letrero no original.