La alcaldesa manifestaba recientemente que el Gobierno local trabajaba en un proyecto de ordenanzas en el que no se iban a aumentar ninguno de sus valores, incluida la tasa del agua, motivo por el cual se llevó a cabo una negociación que ha culminado con la congelación del recibo para todos los toledanos.

José Pablo Sabrido ha explicado en rueda de prensa que las Ordenanzas de 2017 serán “continuistas”, un proyecto “equilibrado” que garantiza los empleos y la prestación de los servicios públicos y respeta la regla de gasto, premisa que obliga a los consistorios a disminuir los gastos si se minoran los ingresos.

El concejal ha señalado que no se prevé la subida de ninguna tasa, pues, como es habitual, se coge como referencia la variación del IPC nacional de agosto, que se sitúa en el -0,1 por ciento. En este caso, dada la escasa incidencia que esto supondría en los impuestos y las dificultades técnicas de su aplicación, en 2017 se mantendrán las tasas sin variación “teniendo en cuenta este 0,1 por ciento para ejercicios posteriores”.

Aparte de estas consideraciones generales, las Ordenanzas Fiscales incluyen también la modificación a la baja de la tasa relativa a la tenencia de perros peligrosos y otra para eximir a los parados del pago por inscripción en las pruebas selectivas del personal a servicio de la administración local.

Preguntado por las manifestaciones de concejales del PP que auguraban una subida en el recibo del agua, Sabrido ha reiterado que el Gobierno local ha cumplido con lo anunciado por la alcaldesa y que la tasa no va a subir “por mucho que le pese al PP”.