Según ha indicado Pacma en un comunicado, por una parte se habrían cometido, presuntamente, varios incumplimientos en referencia ala tramitación de la autorización según la LOTAU y Reglamento de Suelo Rústico.

La plaza portátil se ha ubicado en suelo urbanizable, según consta actualmente en la web oficial del Ayuntamiento, lo que requiere de un procedimiento “largo y tedioso” para la autorización de actividades en este tipo de suelo sin desarrollar. Sin embargo, como han podido comprobar todos los talaveranos, en pocos días se ha procedido a su instalación.

A su vez, también podrían haberse cometido irregularidades en la autorización por parte de la Junta de Comunidades ya que el Reglamento de Festejos Taurinos que establece las condiciones para la celebración de este tipo de espectáculos determina que los organizadores “deberán presentar con una antelación mínima de cinco días los certificados correspondientes sobre condiciones de seguridad y estabilidad de la plaza, presencia de corrales y autorización municipal”.

Sin embargo, a juicio de Pacma, “todo indica a que es materialmente imposible que se hayan realizado las inspecciones y emitido las certificaciones en el plazo previsto por el Reglamento”, puesto que el montaje de la plaza se realizó este jueves 22 de septiembre, solo 48 horas antes de la celebración del festejo.

Pacma considera “bochornoso” que tanto la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha como el Ayuntamiento de Talavera hayan puesto todo su interés “para conceder, en tiempo exprés”, los permisos para la celebración de la corrida de toros.