García-Page ha afirmado que tanto la presidenta andaluza, como la alcaldesa de Toledo, , y el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz Santana, presentes también en el acto, “se han metido en política desde niños siguiendo un instinto primario, el de que nadie pase hambre”.

“La justicia humana empieza porque nadie tenga hambre en un planeta en el que sobran alimentos. Estamos en política para que nadie tenga hambre pero queremos que la gente venga a nuestras ciudades con hambre, que tengan apetito”, ha señalado García-Page haciendo un guiño al hecho de que este jueves Toledo pase el testigo de la capitalidad gastronómica a Huelva.

No obstante, ha dicho que valora también “otro tipo de hambre”. “Valoro la gente que quiere comerse el mundo, que quiera jugar a lo grande, que busque en definitiva en el mejor concepto ganar desde la ambición legítima, humana y serena de tener la confianza de todo el mundo”, ha sentenciado.

“Ese hambre —ha continuado— que también nos lleva a estar en política, el de no conformarnos, el de querer ganar, el de tener la confianza de la gente”. Según ha señalado, “es más difícil conseguir que alguien salga a veces bien de un restaurante que salga bien de una campaña electoral”.

Dicho esto, ha apuntado que “ese hambre, el hambre también de votos, es un hambre que forma parte de nuestro sistema y de nuestro genotipo”. “Los cuatro lo compartimos y los cuatro lo vamos a explotar lo máximo en este año 2017”, ha indicado en referencia a la presidenta andaluza, al alcalde de Huelva, a la alcaldesa de Toledo y a él mismo.