A preguntas de los medios tras participar en en el Foro de la Ciudadanía, García-Page ha admitido desconocer “cómo han podido hacer una decisión sin hablarla con Barreda y sin haberla comentado”. “No quiero pensar ni juzgar intenciones, pero ciertamente esto no es defendible”.

El dirigente socialista ha reconocido que ha estado “en contacto” con Barreda tras producirse este hecho, y ha desvinculado que haya un “problema personal” detrás tanto del cese de Barreda como el de como vicepresidenta primera de la delegación española en la .

García-Page cree que cuando uno forma parte de un órgano, “lo mínimo” antes de sacarte de ese órgano es informarte. “Es de perogrullo”, ha incidido.