El presidente de -La Mancha, , se ha mostrado en contra de que las elecciones generales puedan coincidir con autonómicas y municipales, una hipótesis que no ha descartado el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en un desayuno de Europa Press.

En su opinión, fijar las generales el 26 de mayo las ubicaría en “una fecha muy compleja porque los ayuntamientos y presidentes autonómicos tienen derecho a que se pueda valorar su trabajo, para bien o para mal, de una manera aislada a la situación coyuntural a la que vive el país”.

“Sigo haciendo mi apuesta muy clara. No va a haber elecciones en esa fecha, las habrá en otoño. Lo que sucede es que todo el mundo habla de elecciones, pero lo hacen con la boca chica. Si mañana les convocaran elecciones, se empezarían a poner muy nerviosos”, ha manifestado en una entrevista concedida a La Sexta y recogida por Europa Press.

García-Page ha insistido en que otoño es un escenario “más favorable” para una hipotética convocatoria electoral a nivel nacional, ya que “si no va a haber presupuesto, tampoco lo habrá entonces”, pero pasado el verano la situación sería “más difícil de sostener”.

En todo caso, ha apuntado que “obviamente” el PSOE ahora tiene mejores expectativas electorales que antes de la moción de censura, por lo que ha afirmado que “el que menos miedo tiene” a una convocatoria electoral es el Gobierno de .

Previamente, en un desayuno informativo por en , García-Page ha señalado que “hoy por hoy, el efecto de tener el Gobierno ha hecho que se incrementen todas las encuestas del PSOE”, aunque ha aclarado que “gobernar es arriesgar y en algún momento puede pasar algo que haga a la ciudadanía cambiar de opinión”.

“Pero entre la iniciativa que tenía el PSOE antes de la moción, que estábamos varados, y ahora, hay una diferencia. Para nosotros ir a las municipales y autonómicas como estábamos antes era peor”, ha asegurado.

MÁS PARTIDARIO DE GOBERNAR CON CS

El líder autonómico ha subrayado que el escenario pasa por estar “lejos de mayorías absolutas”, tras lo que se ha mostrado más partidario de un “con Ciudadanos apoyando”.

“Antes de recuperar las mayorías absolutas pasaremos por un intermedio en el que tiene que haber una coalición entendible”, ha sugerido García-Page, quien ha aseverado que aunque Cs “puede ser de derechas” es “evidente” que han podido llegar a acuerdos con el PSOE.

También ha erigido al PSOE como un “partido esponja” cuya “capacidad de absorción” ha sido “una importante contribución a la estabilidad política de España” en el pasado y en la actualidad.

NO VE DEBILIDAD EN EL GOBIERNO

García-Page ha opinado que no ve “debilidad” en el Gobierno presidido por Pedro Sánchez debido a que no cree que éste haya “renunciado a sus principios esenciales” y a que Sánchez decidió formar gobierno en solitario “cuando la solución más fácil era haber incorporado a Podemos”.

Ha remarcado que, con un Gobierno integrado únicamente por socialistas, Sánchez “pensó que era más fácil plantear algunas alternativas a la corrupción del PP en actitud política y en decencia” y ha recordado que “todo lo que está pasando en esta legislatura es excepcional, porque nunca ha habido una moción de censura o una coalición ideológica”.

En este sentido, ha apuntado que es “indispensable” que haya “una dialéctica izquierda-derecha” en la política española, ya que, en su opinión, para la sociedad “sería más peligroso inocular el virus de que da lo mismo que haya un lado y otro”, aunque ha abogado por que los partidos tengan “un planteamiento consensuado en lo esencial”.

Por otra parte, ha restado importancia a los debates sobre el adelantamiento de las elecciones generales ya que, ha dicho, “al final estamos discutiendo de unos meses arriba y abajo”, aunque ha reconocido que le “cuesta” pensar que se pueda agotar la legislatura si no se aprueban los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019.

“SATISFECHO” CON SU GOBIERNO

En clave regional, el presidente castellano-manchego ha defendido que el programa que el Gobierno regional está desarrollando es “íntegramente” el mismo con el que él se presentó a las elecciones en 2015 y se ha mostrado “satisfecho” con la acción del autonómico.

También ha defendido el acuerdo de gobierno con Podemos, ya que sirvió para “hacer de la necesidad virtud” y ha supuesto “la solución más ventajosa para los intereses de la región”. “Estoy contento, desde entonces hasta ahora todo lo que nos proponemos lo sacamos adelante”, ha añadido.

Sin embargo, ha avanzado que no le “apetece” pactar “con nadie” en las próximas elecciones autonómicas, excepto “con la sociedad”, aunque ha reconocido las dificultades de obtener una mayoría absoluta en la región “tras la ley —electoral— de Cospedal”.