En una entrevista en el programa ‘Más de uno’ de Cero, recogida por , García-Page, que ha indicado que Podemos ya dijo eso “en la anterior campaña”, no cree “que haya mucha gente que esté pensando ahora mismo en qué puesto ocupa cada uno y cómo son los sillones del ”. “Creo que hay que hablar y la campaña tendría que centrase de nuevo en planteamientos de futuro con propuestas concretas”.

También se ha referido a las negociaciones a las que se va “sin líneas rojas” para destacar que él personalmente “teme” al político “que se sienta a hablar sin límite para hablar y que le da igual ocho que 80”. “Eso me parece temerario, todo el mundo tiene que tener en la cabeza los límites del modelo de país que quiere y hasta dónde está dispuesto a llegar”.

Sobre la repetición de las elecciones, García-Page ha indicado que era evidente que “las cuentas no salían” y ha dicho que él era partidario de volver a ir a una cita electoral “antes que hacer un cambalache de gobierno”, admitiendo que “la piedra independentistas estaba en el camino y es la que realmente ha hecho imposible que haya un acuerdo”.

García-Page ha señalado que Pedro Sánchez “podría ser presidente del Gobierno y haberse tirado en plancha a un acuerdo con Podemos y el independentismo” y ha indicado que “la situación no está tan bloqueada como parece”, aunque sí que “hay un elemento que ha impedido a Rajoy descolgar el teléfono, que antes lo hacía, y otro en el PSOE, por la postura intransigente del mundo independentista catalán”.

Además, se ha referido a los candidatos y ha indicado que una cosa son los partidos y otra la gente que los representa y “cada persona incorpora aspectos en el debate cada vez más importantes” por lo que, a su juicio, “va a ser importante analizar en este proceso la actitud, el talante, la forma de ser y la capacidad de cada uno de los dirigentes políticos”, ya que, “al final los códigos ideológicos de cada partido están ahí, no se van a mover, no se van a cambiar, ninguno supone revolución”.

“FUERTE”

Preguntado por la posibilidad de que el PSOE mantenga el veto al partido ganador si de las nuevas elecciones sale un parlamento parecido al actual, ha lamentado que el PP “se acuerda de los pactos de Estado cuando los necesitan ellos”, recordando que “cuando Zapatero no tenía la mayoría absoluta desarrollaron la posición más cruel de toda la democracia” y preguntándose “qué haría Rajoy si Sánchez tuviera más diputados”.

Emiliano García-Page, que se ha mostrado convencido de la “actitud abierta” que Pedro Sánchez tiene hacia los debates, ha reconocido que ve al líder de su partido “fuerte”, rechazando entrar en la dialéctica de qué va a pasar con él en función del resultado electoral. “Yo no condicionaría matemáticamente el resultado de las elecciones a la estabilidad interna de Pedro Sánchez y el partido”, ha apreciado.

Finalmente, respecto a la posibilidad de que el socialista vaya a ir en candidatura de , el dirigente socialista ha señalado que el vasco “estará siempre dispuesto a echar una mano en el puesto que le pongan”, y que “no va a ser un obstáculo en el PSOE”, aunque ha negado tener constancia del ofrecimiento. “Creo que no ha sido así como se ha escrito, no sé si le han mandado el mensaje más cifrado o menos”, ha concluido.