Así lo ha adelantado el presidente regional durante la inauguración de las mejoras llevadas a cabo en la almazara de la Sociedad Cooperativa ‘San Sebastián’ de (); un acto en el que el jefe del Ejecutivo autonómico ha denunciado el abandono que han venido sufriendo las desalinizadoras “que costaron millones y millones de euros” por puro “capricho político” y cuya efectividad ha quedado demostrada ante la actual situación de sequía generalizada.

En este sentido, el presidente García-Page ha agregado que trasladará al presidente Rajoy la opción de cobrar a los regantes del Levante el agua desalada al mismo precio que la del trasvase Tajo-Segura, por encima de cualquier tipo de compensación económica a la región por los recursos hídricos que anualmente son derivados desde los embalses de cabecera del Tajo.

“Que el agua del Tajo se quede en el Tajo”, ha reclamado en definitiva el presidente castellano-manchego, quien ha insistido en que “esta tierra no puede estar dando agua que necesita para sus regadíos y aprovechamientos a otras que también lo necesitan”, ha informado el Gobierno regional en nota de prensa.