A preguntas de los medios durante la rueda de prensa que ha ofrecido en tras reunirse con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha avisado de que las autonomías “pueden llegar a tener auténticos problemas de financiación” de sus servicios si no se acomete la reforma en el corto plazo. “Habrá problemas dentro de muy pocos años si no se aborda con urgencia un nuevo modelo. Esto no es broma”, ha avisado.

Por ello, ha celebrado que desde el Gobierno en funciones se esté planteando un nuevo escenario al respecto “independientemente” de que quien lo plantee dentro de las negociaciones de la investidura sea Compromís.

“La financiación autonómica no puede ser una negociación bilateral y menos a costa de la investidura”, ha considerado García-Page, quien ha recordado que el retraso en este debate “se debe a los brazos cruzados de ”. “Espero un Gobierno estable que en un año aborde el nuevo modelo, si no, se abocaría a recortes serios en el Estado del Bienestar”, ha concluido.