Tras mostrar “el mayor respeto hacia la independencia judicial”, la consejera de Igualdad ha admitido que entiende que una vez que se repita el juicio, “no puede ocurrir otra cosa distinta más que se le vuelva a condenar”, según ha manifestado a preguntas de los medios en la rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos del .

“Parece ser que la sentencia tenía algunos fallos porque se fundamentaba en hechos que no se habían probado para agravar el problema”, ha explicado al tiempo que reiteraba que, en cualquier caso, “solo puede caer el peso de la ley sobre este asesino, un terrorista machista que asesinó a su pareja, una mujer en situación de mayor vulnerabilidad y que no podía defenderse”.

“Ahora no se dirime la culpa del asesino confeso, pero sí se va a dirimir si es prisión permanente revisable o no”, ha concluido Blanca Fernández.