En un comunicado, han manifestado su “más enérgica condena ante la brutal agresión sufrida por un compañero en el , en la provincia de , cuando realizaba su labor asistencial”, considerando “prioritario” que se implanten medidas de prevención urgentes que consigan evitar las agresiones contra los facultativos.

“Exigimos a la administración por enésima vez que ponga de manera urgente en marcha el Plan General de Prevención de Riesgos Laborales frente a las agresiones, con sus protocolos de actuaciones correspondientes y que éste Plan esté dotado presupuestariamente para implementar los recursos materiales (botón del pánico, cámaras, habitación del pánico.) y humanos (vigilantes de seguridad), necesarios para garantizar la integridad física de los facultativos”, ha manifestado el sindicato.

Igualmente ha exigido que el Sescam se persone como acusación en todos y cada uno de los casos de agresiones tanto verbales como amenazas y físicas.

El Sindicato Médico se ha puesto a disposición del compañero agredido y sus familiares para resolver las distintas demandas que puedan precisar.