En la rueda de prensa de Junta de Gobierno local, la portavoz del equipo de Gobierno, , ha aclarado que no se trata de una nueva ordenanza, sino de un protocolo que “destaca y pone en valor todas las ordenanzas y leyes existentes en materia de patrimonio”.En este sentido, Rodríguez ha explicado que este protocolo define los trámites a seguir en la solicitud de licencias para obras, construcción de viviendas o apertura de un negocio dentro de la zona definida en el Plan Especial de la Villa.

La portavoz se ha referido a que todas las solicitudes deberán acompañarse de la licencia correspondiente, por lo que la comunicación previa no será válida, como viene siendo habitual las zonas fuera del área del Plan Especial de la Villa. A esto se suma, que las obras en los edificios protegidos, requerirán la licencia previa.

Además, ha concretado que no va a afectar únicamente al servicio de , también se extenderá a y al servicio de para que se lleve a cabo el seguimiento de las obras y ocupación de la vía pública.

Según Rodríguez, el objetivo de este protocolo es tener “un cuidado especial” con el patrimonio, sobre todo teniendo en cuenta que las acciones que deterioren el patrimonio o los bienes de interés cultural, “están incluso penadas en el Código Penal”.

Sobre el edificio del antiguo Mercado de Abastos, Rodríguez ha asegurado que la comisión ha dado el visto bueno al proyecto de mercado gourmet que se implantará en el inmueble, con el condicionante, ha añadido, de “tocar lo menos posible el edificio y guardar la singularidad”, y por tanto, nada que ver con el derribo del edificio como han apuntado desde Ganemos Talavera.

MESA DE CONTRATACIÓN

Por otra parte, la Junta de Gobierno ha aprobado la adaptación de la composición de la mesa de contratación a la nueva Ley de Contratos del Sector Público, en lo que ha considerado como una propuesta “generosa con la oposición” pues podrán estar en la mesa de contratación general.

A este respecto, ha precisado que el equipo de Gobierno ha propuesto una composición de seis miembros, de los cuales, dos serán políticos electos, uno de ellos del equipo de Gobierno y otro de la oposición. Con ello, los portavoces de los grupos municipales han acordado que se distribuirán la asistencia a las mesas de manera proporcional a los concejales electos.”Una propuesta generosa con ánimo de que la oposición fiscalice todas las acciones en materia de contratación porque todo se hace de manera transparente”, ha reiterado.