Desde la Cámara de aseguran no entender que el presidente del Consejo, “después de la presunta irregularidad en la adopción de un acuerdo de presentar alegaciones al borrador de Ley de Cámaras regional, no respetando la mayoría exigida en el artículo 13 del reglamento de funcionamiento del Consejo, nuevamente volviera a incurrir en otra presunta irregularidad al convocar en 24 horas un pleno extraordinario del Consejo sin respetar el plazo de convocatoria que exige el reglamento, que es de ocho días”.

“Y es que la convocatoria que pretendía justificarse en motivos de urgencia, aparte de no cumplir los plazos reglamentarios ni si quiera motivaba mínimamente los motivos que asistían al presidente del Consejo para determinar dicha circunstancia urgente”, ha informado la Cámara de Toledo en nota de prensa.