Los servicios jurídicos de la Unión provincial del sindicato CSI. F asesoran sobre la denuncia presentada por un policía local de Quismondo (Toledo), delegado del sindicato en la localidad, contra el alcalde, , argumentada en el “acoso laboral” sufrido por el demandante desde el año 2009, “por vulneración de los derechos laborales, discriminación sindical, animadversión y resoluciones injustas a sabiendas”.

Según ha informado CSI. F el policía local señala que el alcalde ha utilizado su cargo “con despotismo por impedirle ejercer su labor sindical y someterle a un acoso laboral que le ha llevado a encontrarse de baja por motivos psicológicos, del mismo modo que ocurre con su compañero, policía local como él, en el Ayuntamiento”.

Según el sindicato, la cronología de los hechos fija el inicio del acoso en el año 2009, cuando el delegado de CSI. F intenta mejorar las condiciones de trabajo de los policías locales y exige del Ayuntamiento inversiones en seguridad para que los agentes pudieran desarrollar su trabajo de protección a la ciudadanía con todas las garantías.

Desde entonces, añade CSI. F, se han venido produciendo una serie de actuaciones contra el policía local y delegado sindical por parte del alcalde “sin justificación alguna”, que incluso llego a pedir una Comisión de servicios para trasladarse a Azuqueca de Henares.

“El único propósito de ese hostigamiento era el acoso laboral o ‘mobbing’, que ha acabado con la baja por enfermedad de la víctima y la posterior denuncia judicial contra el alcalde, presentada en el Juzgado de Torrijos”, indica el sindicato, que añade que “la respuesta de aquel, en forma de venganza, ha sido la apertura de un expediente disciplinario, basándose en faltas de escasa credibilidad”.

Para el sindicato, “es lamentable que la actitud antidemocrática del regidor pueda prevalecer sobre el derecho a la representación sindical”. Así, ha lamentado “que pueda abrirse un expediente bajo acusaciones tales como conducir el coche oficial de paisano, cuando son los propios policías los que sufragan su uniforme o exigirle la presentación del parte de novedades a un concejal, algo que la ley no contempla”.