Las investigaciones comenzaron el pasado mes de febrero, cuando los investigadores tuvieron conocimiento de que en un chalet ubicado en la localidad se podría estar cultivando, elaborando y vendiendo marihuana, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

A medida que avanzaron las pesquisas, los agentes pudieron constatar que la vivienda estaría sirviendo para la producción de droga y que los responsables serían dos varones de origen ecuatoriano.

La fase final de la operación culminó el pasado 8 de marzo con un registro en el chalet en el que se encontraba instalado el centro de cultivo ilegal, que fue desmantelado por completo, incautándose los agentes de 886 plantas de ‘cannabis sativa’ y deteniendo a los dos responsables, de los cuales el cabecilla ha ingresado en prisión provisional.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes adscritos al Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría Provincial de .