El ‘modus operandi’ consistía en que uno de los detenidos perpetraba un tirón de una joya o cadena al cuello de la víctima para a continuación, a la carrera, montarse en un vehículo que le esperaba en la calle conducido por el otro detenido y emprender la huida.

Escogían víctimas de avanzada edad para facilitar la comisión del delito y dificultar su identificación. Dada la fuerza del tirón para arrancar las joyas o cadenas del cuello de las víctimas, estas caían al suelo ocasionándolas lesiones leves en manos y rodillas, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Los investigadores de la Policía Nacional, tras las pesquisas con las vítimas, los testigos y las gestiones en las escenas de los hechos, pudieron determinar cuál fue el vehículo utilizado lo que conllevó la identificación de los autores, resultando que eran hermanos, uno de ellos menor de edad.

El mayor de edad se encontraba cumpliendo condena por ilícitos anteriores en régimen de tercer grado y aprovechaba los permisos para cometer los hechos con su hermano menor asegurándose la huída con el vehículo de su madre.