La investigación de los agentes y su rápida actuación permitieron detectar el cultivo ilegal cuando aún se encontraba en una fase poco avanzada. La plantación estaba compuesta por unas doscientas plantas y ocupaba por completo dos de las habitaciones de la vivienda en la que fue localizada, contando con una compleja instalación para acelerar así el crecimiento.

Esta nueva operación se enmarca en un plan de actuación específicamente diseñado para detectar y desmantelar este tipo de cultivos en la localidad de Talavera de la Reina y su comarca, tal y como ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.