La profesora de la i Fabra María de los , que ha presentado el daguerrotipo junto al coleccionista , ha recalcado la singularidad de la pieza, ya que en España hay menos de 30 daguerrotipos que no sean retratos, aunque este acusa algunos deterioros a causa de su deficiente conservación, según ha informado la UCLM en nota de prensa.

“Está sulfurada debido al contacto con el aire. Ahora está sellada”, ha explicado. Sin embargo, no duda de la calidad de la imagen en origen, ya que a pesar de estos problemas se aprecian bien la puerta y los detalles ornamentales, así como el fondo, con hileras de ladrillos y portales.

Estos detalles han hecho posible la datación ya que, al comparar la pieza con grabados, dibujos y otras imágenes de mediados del siglo XIX y a través de dos ventanas, una cerrada y otra abierta, que se aprecian también en fotografías de la década de los 50, se ha podido determinar que el daguerrotipo se hizo entre 1845 y 1855.

La autoría es “muy difícil o imposible” de conocer, ha explicado la profesora, aunque ha lanzado una hipótesis, detllando que la prensa de 1849 señala la presencia en Toledo de un daguerrotipista suizo, Schimidt, que no sólo hacia retratos, sino que enseñaba a hacer daguerrotipos y vendía máquinas.

“Pudo haberlo hecho alguien que aprendiera y la pieza viajó después. Pudo haberlo hecho alguien que pasara por Toledo y conociera la técnica, quién sabe”, ha afirmado. “Lo que parece seguro es que no ha salido de España, puesto que retrata paisaje español, tiene una inscripción en castellano y se encontró en Pamplona”, ha añadido.

El daguerrotipo es una técnica fotográfica primitiva que se utilizó fundamentalmente entre 1839, fecha en la que fue anunciado y difundido por en , y 1860, cuando fue sustituido en Europa por técnicas más avanzadas. En Estados Unidos su uso pervivió durante algunos años más.