El trabajo, titulado ‘Análisis de la actividad de enfermería del Servicio Extendido de Cuidados Intensivos (SECI) desde su puesta en marcha’, ha sido elaborado por las enfermeras Alicia Robas Gómez, Estrella Checa Parrilla, Silvia González Castellanos, María Eugenia Félix Ramos y Milagros Frías Rodríguez.

La supervisora de Enfermería del servicio de Medicina Intensiva del , María Eugenia Félix Ramos, explica que el trabajo “recoge una parte de la actividad del SECI desde su puesta en marcha en el año 2014, que comenzó con el seguimiento del paciente que es dado de alta de UCI con un catéter venoso central o central de inserción periférica hasta su retirada, ampliándose a aquellos pacientes de planta de hospitalización a los que se les administra nutrición parenteral central”.

Asimismo, el SECI incluye en su cartera de servicios la canalización de catéteres centrales a pacientes no críticos de planta de hospitalización y el seguimiento de los mismos hasta que son retirados, ha informado la Junta en nota de prensa.

Alicia Robas, una de las autora del trabajo y quien presentó la comunicación, ha indicado que “se trata de un estudio prospectivo de cuatro años de duración en el que se incluyen los catéteres canalizados y seguidos por el SECI siguiendo las directrices del proyecto Bacteriemia Zero —Programa para reducir las bacteriemias por catéteres venosos centrales en las UCI—, y además utilizamos técnica ecoguiada para la inserción”.

“Analizamos la evolución de la actividad del equipo así como la de sus tasas de bacteriemia asociada a catéter distinguiendo entre la administración o no de nutrición parenteral a través de ellos, dado que éste es un factor de riesgo para su desarrollo”, han explicado estas profesionales de Enfermería.

El estudio concluye que la inserción con técnica ecoguiada y su realización por personal entrenado, basada en la higiene de manos y en el uso de medidas de barrera máximas, así como el seguimiento protocolizado y la implementación de programas de educación en el cuidado de catéteres en planta, han permitido mejorar las tasas de incidencia bacteriemia previas de manera progresiva.

Para María Eugenia Félix, “el estudio demuestra la efectividad de unos cuidados de enfermería adecuados en la inserción y el mantenimiento de catéteres venosos centrales en el Complejo Hospitalario Universitario de Toledo, al conseguir reducir las tasas de bacteriemia hasta en un 65 por ciento desde la puesta en marcha del proyecto”.